Locateli, guisacho, bailongo y otras derivaciones apreciativas en el español coloquial rioplatense

Nombre y apellido: Bohrn, Andrea
Fuente: Signo y seña 32: 21-43

Enlace
Descarga
Código: UNGS002ar

Resumen:
En el presente artículo, describimos y analizamos la utilización de termi-naciones como -eli (crudeli), -oni (fiaconi) u -ola (gratarola) y de morfemas como -ucho/-acho (zurdacho) y -ng- (blandengue). Consideramos que se trata de tres recursos vinculados al ámbito de la morfología apreciativa que, al igual que el vesre o la paronomasia, se utilizan para expresar valo-res afectivos, despectivos o atenuativos. En el primer caso, los formantes italianísticos surgen a partir de la paronomasia adjetivo y nombre propio (loco/Locatelli > locateli) y de un proceso de reanálisis (Di Tullio 2014), que determina la morfologización de la secuencia final, es decir, -eli. En el segundo caso, se observa una progresión particular entre -ucho, -cho y sus alomorfos, que parte del valor despectivo del español general (pape-lucho), se extiende a la formación afectiva de hipocorísticos (Pablucho) y, en particular, en el ámbito del español coloquial rioplatense, se aplica a nombres comunes o adjetivos, con valor peyorativo e incluso, afectivo o de autovaloración positiva (peroncho, zurdacho, comunacho). Por último, describimos el funcionamiento del morfema -(vocal)ng-, que se vincula, fundamentalmente, con el valor atenuativo. Asimismo, estos fenómenos presentan una productividad acotada y constituyen un conjunto de recur-sos apreciativos fuertemente asociados al español coloquial rioplatense o lunfardo.

Palabras clave: morfologización; gramaticalización; morfología apreciativa; español coloquial rioplatense

Deja un comentario